Cuánto cuesta escriturar un terreno en Yucatán y cuál es el proceso

Contenido

Para muchas personas, comprar un departamento, casa o lote residencial, implica invertir sus ahorros o adquirir un compromiso hipotecario por algunos años. Para proteger esta inversión, es fundamental efectuar el trámite de escrituración. ¿Qué es una escritura? ¿Cuál es el proceso? ¿Cuánto cuesta escriturar un terreno?

En realidad, es un procedimiento sencillo pero —como todo proceso administrativo— conlleva tiempo, trámites, papeles y costos. Sin embargo, es la mejor forma de evidenciar la propiedad de un terreno y evitar problemas futuros.

Una escritura es un documento que constata la compraventa de cualquier inmueble. Se protocoliza por medio de un notario público que lo sella y firma, y es lo único que comprueba la posesión de una propiedad.

En este artículo te explicaremos cuál es el proceso para escriturar una propiedad en Yucatán, y cuáles son los costos asociados para que puedas considerarlos en tu presupuesto.

¿Qué son los gastos de escrituración?

Como su nombre lo indica, son los gastos generados por el proceso de escriturar una propiedad, los cuales incluyen desde el avalúo del inmueble hasta los impuestos, derechos y gastos notariales.

Es importante saber que los costos de la escrituración están a cargo del comprador en todos los casos de compraventa en el país, a menos que se establezca algún acuerdo previo relacionado con la negociación.

De manera general, el costo de la escritura depende del valor establecido en el contrato de compraventa, ya que el impuesto municipal (del 2% al 3%), el avalúo, los gastos, derechos y patentes dependen del precio estipulado en el acta.

También se deben considerar los honorarios del notario público, cuyo principal objetivo es realizar el proceso de compra con certeza y seguridad jurídica para evitar fraudes inmobiliarios. Todo esto puede sumar un costo entre el 3.5% y 7% con respecto al precio de la propiedad.

Proceso de escrituración

El proceso puede ser diferente en cada estado de la República Mexicana, en el caso de Yucatán, estos son los pasos a seguir:

1. Acudir ante un notario público

Se recomienda que antes de firmar cualquier contrato que comprometa la compra de alguna propiedad, se contacte con un notario público.

El notario es el encargado de revisar la legalidad del proceso, es decir, que quien vende sea realmente el dueño, si no existen otros propietarios, como la esposa (si está casado por sociedad conyugal), que no haya pendiente un juicio sucesorio o que el inmueble no tenga algún gravamen o hipoteca.

Si la compra de la propiedad se efectúa a través de un crédito hipotecario, la institución (el banco, Infonavit o Fovissste) verificará que la situación del inmueble esté en regla y lo turnará al notario.

2. Calcular y pagar los impuestos correspondientes

Todas las personas físicas o morales que desean comprar una propiedad deben cubrir los impuestos, derechos y demás costos que se estipulan en el lugar donde se realiza la compra.

En el caso del comprador, le corresponde el Impuesto Sobre la Adquisición de Inmuebles (ISAI). También se le conoce como Impuesto de Traslación de Dominio y con él se avala ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que el comprador es el dueño de la propiedad.

El porcentaje de este impuesto varía entre el 2% y el 4.5% del valor que resulte mayor entre la cotización contenida en la cédula catastral, el predio de adquisición y el valor del avalúo pericial. Sin embargo, el estado de Yucatán tiene la tasa más baja con el 0.025% a diferencia de otros lugares como la Ciudad de México.

Los siguientes son pagos que también hay que realizar y que se deben considerar desde el principio para poder calcular mejor el gasto total.

  • Pago al Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY). El costo de este pago es de $1,500 (si es el caso).
  • Inscripción en el Registro Público de la Propiedad. También se le conoce como «Derecho de Calificación» o «Certificado de propiedad», y en Yucatán su expedición tarda alrededor de siete días hábiles con un costo de $292.00.
  • Certificado de existencia o inexistencia de gravámenes. Se requiere que el vendedor entregue los certificados de libertad de gravámenes en lo que se indica si la propiedad presenta un embargo, hipoteca o garantía. En este estado, el certificado tiene un costo de $988.00.
  • Patente de escritura pública. Es el derecho que se paga por escriturar y depende del valor de la propiedad. Los costos pueden fluctuar desde $600 hasta $6,500.
  • Honorarios del notario. Es la retribución que se le hace al notario por los conceptos de gastos de escrituración. El costo varía con base al estado donde se efectúe el trámite. En Yucatán no existe una cantidad establecida para este rubro.

Ahora bien, el Impuesto Sobre la Renta (ISR) es un pago que deberá realizar el vendedor como parte del cumplimiento a la Ley del ISR (LISR). Este impuesto y otros derechos que el notario retiene serán declarados en tiempo y forma para testimonio de la escritura.

3. Recabar la documentación necesaria

Para iniciar el trámite de escrituración, se debe acudir al a la notaría con la siguiente documentación:

  • Dos copias del contrato de compraventa.
  • Dos copias del acta de nacimiento del comprador.
  • Dos copias del acta de matrimonio en caso de aplicar.
  • Dos copias de identificación con fotografía del comprador.
  • Recibo de pago del impuesto predial o la exención del mismo.
  • Comprobante de domicilio como el recibo de agua o luz.

4. Acudir con el notario

Una vez entregada la documentación y hecho el pago correspondiente, el proceso de escrituración continúa. Ya sea que se trate del IVEY o una institución bancaria o de crédito hipotecario como el Infonavit o Fovissste, esta expide una carta de instrucción al notario público asignado, quien se encargará de hacer la escritura de compraventa a favor del futuro propietario.

Esta carta de instrucción indica al notario las características y condiciones que debe tener la escritura a favor del comprador, por medio del Sistema de Titulación Nacional.

Para terrenos que superan los 600 metros cuadrados, es necesario presentar adicionalmente una carta donde se indique el notario que efectuará la escritura pública, según la preferencia del comprador.

5. Firma de la escritura

En la fecha indicada por la institución se regresa a las oficinas para firmar el documento ante el notario público designado. En la reunión estarán presentes el vendedor, el comprador, la institución financiera (si hubiera algún tipo de crédito) y el notario.

En este apartado es fundamental haber liquidado todos los pagos correspondientes y que se entienda completamente el documento a firmar. La mayoría de las veces, se solicita leerlo en voz alta para aclarar cualquier duda.

Si todo está en regla, se procede a la firma. Posteriormente, el notario se encargará de inscribir el inmueble con el nuevo propietario en el Registro Público de la Propiedad y en el Catastro.

En caso de haberse efectuado la compra por medio de un crédito hipotecario, el bien tendrá una especie de sello que indica que está gravado a favor del banco, pero la escritura queda a nombre del nuevo dueño.

Antes de la firma se debe realizar el pago por la cantidad acordada en la compraventa. Es importante conocer que por la «Ley Antilavado» (Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita) no se puede entregar en efectivo más de 8,025 UMAs, que corresponden a $605,807.25.

De forma que, si el costo es superior a esta cantidad, se deberá pagar el resto del dinero mediante algún instrumento financiero como un cheque certificado, de caja o transferencia bancaria.

6. Tiempo de espera

Cumpliendo con los gastos de escrituración, el proceso tarda alrededor de tres semanas, desde la entrega de documentación hasta la firma de la escritura.

Una vez registrado el documento, la entrega del mismo dependerá del procedimiento y los tiempos que cada Registro Público de la Propiedad maneja. Para este trámite, regularmente son 90 días.

Cabe mencionar que las escrituras son entregadas directamente en la notaría donde se llevó a cabo el trámite.

Títulos de propiedad y escrituras

Tener un documento que certifique la propiedad de un inmueble o lote residencial es básico para protegerlos jurídicamente, o poderlos usar como garantía inmobiliaria para un préstamo.

En el último caso, se requiere contar con la escritura o con el título de propiedad. Muchos suelen pensar que ambos términos se refieren a lo mismo, sin embargo, no es así. Para dejar clara la diferencia, mencionaremos de qué se trata cada uno de ellos.

Escrituras

La escritura, como se explicó en los párrafos anteriores, es un documento que se realiza ante un notario público, quien certifica los derechos y obligaciones de la persona que adquiere la propiedad.

Al vender y comprar una propiedad, el notario valida las características y condiciones del inmueble y lo entrega «simbólicamente» al comprador por medio de la escritura.

Título de propiedad

Es un certificado que se usa para evidenciar ante las autoridades que una persona es la propietaria del bien. Esto implica consignar las escrituras en el Registro Público de la Propiedad. Tener este título asegura que el bien inmueble ya está a nombre del comprador.

Ambos documentos tienen como objetivo constatar la pertenencia de un bien. Sin embargo, en ocasiones, la escritura puede no estar inscrita en el Registro Público de la Propiedad (RPP), pero el título sí.

En caso de solicitar un crédito, los dos pueden utilizarse como garantía, pero se requiere que las escrituras estén inscritas en el RPP.

Comprar y escriturar. ¿Es una buena inversión?

Las inversiones dependen en gran medida del perfil de cada persona, del nivel de riesgo que quiera manejar, su capital y hasta su personalidad. Sin embargo, invertir en bienes raíces es una gran oportunidad de asegurar el dinero, protegerlo de la inflación y hacerlo crecer.

Adquirir una propiedad permite iniciar la formación de un patrimonio cuyo valor se incrementa con el tiempo gracias a la plusvalía de la zona. A pesar de los gastos iniciales (compra y escrituración), la rentabilidad hace que el retorno de inversión sea rápido y con mayores beneficios.

No es necesario comprar una casa o un departamento terminado para iniciar una inversión exitosa, en el mercado existen diferentes opciones que son una buena alternativa.

1. Lotes industriales

Son ideales para desarrollar proyectos relacionados con procesos productivos, para almacenar materia prima, maquinaria y equipo, producto manufacturado, o bien como extensiones de oficinas.

2. Lotes comerciales

En este caso, los terrenos están pensados para el desarrollo de plazas comerciales o locales que brinden todo tipo de servicios. Requieren una ubicación privilegiada para tener éxito y asegurar un flujo peatonal constante.

3. Lotes residenciales

Se encuentran ubicados en zonas privadas o fraccionamientos con planes de desarrollo habitacional en el corto y mediano plazo. Cuentan con todos los servicios urbanos como energía eléctrica, agua, drenaje, pavimentación y amenidades (alberca, áreas verdes, salón de fiestas, juegos infantiles, canchas deportivas, etc.).

Hay personas que los compran con la intención de construir, vivir en ellos y mejorar su calidad de vida. En otras ocasiones, se adquieren con la intención de revenderlos años después y ganar con la plusvalía.

Adquirir lotes residenciales ofrece ventajas tales como:

  • Bajo riesgo de inversión. Los lotes combinan tres elementos clave para ser un excelente instrumento de inversión: alta rentabilidad, cortos y medianos plazos y bajo riesgo. Es una inversión que no ofrece liquidez instantánea, pero que ayuda a incrementar el capital con el tiempo sin mucho esfuerzo.
  • Preventas. Comprar lotes en preventa permite obtener un «descuento» del precio del inmueble sin que este se devalúe. Brindan mayores beneficios porque, además de bajar el costo de la inversión, a menudo hay facilidades de pago y otras promociones.
  • Bajo costo. Un gran atractivo de los lotes residenciales es su menor costo con relación a una casa, en excelentes ubicaciones, con amenidades de calidad y con posibilidad de crecimiento a largo plazo.

Mérida, el mejor lugar para invertir en México

Mérida ha presentado un desarrollo exponencial en los últimos años gracias a la inversión del gobierno y de particulares que apuestan por una zona rica en recursos, mano de obra calificada, turismo y crecimiento social.

La revista CEO World ha denominado a la Ciudad Blanca como uno de los mejores lugares para vivir en el mundo; mientras que el Índice de Paz México 2021 le otorgó el puesto del estado más pacífico a Yucatán, con menos crimen organizado y homicidios.

Mérida es una de las mejores ciudades para vivir en México, sin embargo, no es la única buena opción del estado, lugares como Celestún son ideales para la inversión inmobiliaria, pues la calidad de vida de la capital se extiende a los municipios y puertos cercanos, siendo el blanco principal de los inversionistas que buscan hacer crecer su patrimonio.

Con la construcción del Tren Maya, se espera que la plusvalía del estado aumente en un 400%, lo que convierte a Mérida en punto clave para invertir en bienes inmuebles.

Escriturar en Yucatán es más sencillo con la ayuda de los expertos

Los lotes residenciales son una gran opción de hacer crecer el dinero en el futuro, pero siempre hay que analizar con quien se compra y verificar que todo esté en orden. Aunque los bienes raíces son una de las opciones más seguras para invertir, el riesgo existe, por ello lo mejor es contar con la asesoría adecuada.

Escriturar un inmueble con seguridad jurídica, brindar diferentes opciones de financiamientos y ofrecer ubicaciones estratégicas en Mérida y sus alrededores, es nuestro principal objetivo.

Ponte en contacto con nosotros para que uno de nuestros asesores te brinde información sobre los desarrollos que tenemos disponibles en las mejores ubicaciones de Yucatán.

El costo por escriturar un terreno será una pequeña parte de la inversión que se recuperará velozmente con el retorno de inversión a mediano y largo plazo. Contar con la ayuda de especialistas, es la mejor forma de garantizar los mejores pronósticos para el futuro.

¡Inversiones pensadas para ti!
Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Envíanos tus datos y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo.

¿Te gustaría tener una asesoría SIN COSTO?

¡Ponte en contacto con nosotros! Uno de nuestro asesores estará encantado de resolver tus dudas.